ES MÁS COMPLEJA LA ACTIVACIÓN CEREBRAL FEMENINA
POR LA PERCEPCIÓN DE LA COMPASIÓN
Boletín UNAM-DGCS-789
Ciudad Universitaria, Diciembre 18, 2008

El hallazgo fue realizado con base en un estudio de imágenes
funcionales por resonancia magnética, explicó el Dr. Fernando
Barrios Álvarez, del Instituto de Neurobiología de la UNAM.

La activación cerebral ante la percepción de una experiencia compasiva, no es igual en hombres que en mujeres; en el cerebro de ellas la acción es más compleja, según investigaciones de un equipo científico, encabezado por Fernando Barrios Álvarez, del Instituto de Neurobiología (INB) de la UNAM, con sede en Juriquilla, Querétaro.

El hallazgo, realizado con base en el estudio de imágenes funcionales por resonancia magnética, podría significar que las mujeres son más compasivas.  Al respecto, el neurocientífico explicó que "la imagen funcional de ellas es, por mucho, más compleja que la de ellos cuando perciben situaciones con carga emocional, como la compasión; las áreas cerebrales que se activan son numerosas y con una distribución mayor en las mujeres".

El artículo con este descubrimiento fue enviado a la revista internacional Social Cognitive and Affective Neuroscience para su publicación, y ya ha sido presentado en congresos internacionales, como Human Brain Maping, donde atrajo la atención de la comunidad científica por su carácter novedoso.

Explicó el experto que la resonancia magnética,  es un sistema médico de imagen. La principal ventaja que tiene es que no expone al sujeto a ninguna radiación ionizante, sino de radiofrecuencia, considerada una técnica inocua y al igual que el ultrasonido, no causa ningún daño.
Se trata de un método que, además de tener la mayor resolución estructural y morfológica, con el mejor contraste de tejidos, permite observar, "en vivo", estructuras cerebrales cuando el sujeto realiza una tarea específica. Así, se han estudiado procesos que antes se desconocían; al tiempo, es posible repetir los procedimientos con distintos quehaceres, abundó.

Con esas técnicas funcionales, el equipo de Barrios Álvarez analiza procesos cognitivos en distintas modalidades; una de ellas, es la de las emociones sociales, en particular los procesos de compasión.  Además, el alumno de doctorado Roberto Mercadillo, realizó una investigación para su tesis de maestría, donde observó la percepción del sufrimiento en un tercero, o compasión.

Para ello, se analizó a un grupo de sujetos-control, a los que se les aplicaron exámenes psicométricos para determinar que sus estadios emocionales eran similares. Fueron ocho hombres y ocho mujeres sanos, a quienes se les presentó una serie de imágenes, con una carga emocional alta.

En el estudio de resonancia magnética funcional, percibieron esas imágenes en combinación con otras neutras, para determinar cuáles son las áreas cerebrales que se activan cuando miran las compasivas. Se observó que generalmente se accionan estructuras prefrontales y frontales, es decir, una parte de la corteza frontal, la ínsula, algunos núcleos frontales, y algo de la corteza del síngulo anterior; en los hombres, la estructura prefrontal es lateralizada, mientras que en las mujeres se ubica en zonas ampliamente distribuidas.

Como parte de su investigación doctoral, Mercadillo, dirigido por Barrios, utilizará en sujetos-control los hallazgos relativos a la percepción del sufrimiento ajeno, de la emoción social llamada compasión, para cotejar lo que ocurre con una población específica. Se aplicará a integrantes de una área de Seguridad Pública en una población del Estado de México, a solicitud de al Secretaría del ramo, interesada en evaluar a sus policías, informó.
 Las investigaciones de imagen funcional se llevan a cabo en colaboración con el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía (INNN), en el DF, donde se cuenta con un resonador de tres teslas. Aunque "muchos de estos trabajos se realizarán en el INB en un futuro relativamente cercano, pronto se contará con un instrumento de la misma capacidad", indicó.

Mediante un donativo a la Unidad de Neurodesarrollo del INB, "proyecto estratégico del estado de Querétaro", y con otras fuentes de financiamiento, se colocará esa herramienta científica, que dará inicio a un laboratorio regional, multidisciplinario y de imagen funcional cerebral en esta entidad universitaria, concluyó.