CUARTO ENCUENTRO CIENCIA Y HUMANISMO
Academia Mexicana de Ciencias, Región Centro

CIMAT, Comunicado de prensa, Guanajuato, Gto., Julio 2017

Ante un público conformado por investigadores y estudiantes de diversas disciplinas, se llevó a cabo el Cuarto Encuentro Ciencia y Humanismo, organizado por la Región Centro de la Academia Mexicana de Ciencias y el Centro de Investigación en Matemáticas, A.C., CIMAT.

Durante los dos días de actividades, se presentaron ponencias sobre temáticas que abarcaron desde la clasificación de objetos en matemáticas y la biodiversidad, hasta el estudio de la migración y sus efectos sicológicos, pasando por diversas investigaciones sobre el tratamiento del cáncer. El objetivo de este encuentro, ha sido propiciar que los investigadores de campos tan diferentes entre sí, como los que se mencionan, conozcan aspectos teóricos y metodológicos, así como resultados de investigaciones y desarrollos recientes, como lo comentó el Dr. Víctor Rivero Mercado, director general interino del CIMAT.

La Dra. Carmen Aceves Velasco, investigadora del Instituto de Neurobiología de la UNAM, Campus Juriquilla, presentó en conferencia resultados recientes de investigación en materia de tratamiento del cáncer, describiendo el proceso de investigación a través del cual se comprobó que el yodo molecular es un recurso altamente valioso para el tratamiento y contención del cáncer. Esto se debe, según la Dra. Aceves, a la acción del yodo molecular como sustancia antioxidante, regulador del ciclo celular e inductor de la diferenciación celular.

Aceves explicó que, al aplicar dosis de yodo molecular a células cancerígenas, se logra un efecto doble: primero, se inhibe que las células cancerígenas continúen reproduciéndose, al provocar que dichas células cumplan su ciclo natural y se presente la apoptosis, es decir, la muerte celular programada. Segundo, volviéndola útil nuevamente para el organismo antes de terminar su ciclo.

La Dra. Aceves concluye que al tratar pacientes cancerosos con dosis controladas de yodo molecular, es posible que las células cancerosas vuelvan a ser receptoras de estrógenos, lo que activa el sistema inmune y se hace posible, además, disminuir las dosis de quimioterapia en pacientes en tratamiento anticancerígeno.